Adiós perfeccionismo, adiós. ¡Bye, bye!

Si crees o has notado que eres presa del perfeccionismo, deja que te cuente lo que me ha pasado hoy a mí y todo lo que he investigado al respecto, seguramente tú también saques tus cosas en claro.

Hoy me liado con varios borradores de post que tengo y que me parecen temas interesantes que hablar, pero con todos me bloqueaba. Tomaba uno, escribía un poco, retocaba, me bloqueaba y fuera, cogía otro, retocaba, ponía imágenes, me bloqueaba y fuera, de repente se me ocurría otra cosa para escribir, ponía título, buscaba imágenes, escribía, me bloqueaba y fuera.

Sinceramente, pensé que no iba a tener post para hoy.

La verdad es que lo estaba pasando bastante mal y estaba muy agobiada. Decidí despejarme un poco, romper con el bloqueo mental y ponerme a hablar sobre lo que me pasaba con mi amiga Maryory de Kaizen Éxito. Ella siempre tiene soluciones para todo y si no, te da pistas y terminas encontrándola tú.

Estuvimos hablando un buen rato de los bloqueos del escritor y me recomendó algunos vídeos. En uno de los vídeos se me encendió el chip cuando mencionaron el perfeccionismo, ya que anteriormente he tenido un poco de problema con esto. Justamente uno de los de post que tenía pendiente escribir era sobre esto, el perfeccionismo.

Ya he hablado anteriormente de como la búsqueda del perfeccionismo te puede llevar a procrastinar y me había dejado el borrador preparado precisamente porque necesitaba hablar sobre esto y yo misma trabajar ese tema.

Con la chispa del perfeccionismo estaba yo en la cabeza cuando me interrumpe mi hijo, que ya no quería comer más. Yo quería calentarme el café, así que me levanté para terminar de despejarme y fui a la cocina. Por alguna razón fregar platos me hace tener ideas (es una cosa que me mata, porque no puedo tomar lápiz y papel en ese momento), así que me puse a fregar mientras calentaba el café.

Termino de fregar y ¿Qué hago? Tomo la bayeta, le pego un repaso a la encimera para que no quede una miguita (ya había hecho eso antes 10 veces esa mañana), y le pego otro repaso al escurre platos para que no quede una gota de agua ¡¡Al escurreplatos!! Habéis leído bien. Es increible la tontería, pero ¿Sabéis las veces que hago eso a lo largo del día? Yo no las he contado, pero si sumo el tiempo de las veces que lo hago, es un buen tiempo que puedo emplear en otra cosa.

A ver, no está mal tener la cocina recogida, pero cada vez que friego un vaso, ¡vuelvo y repaso todo con la bayeta! No es normal, de verdad gasto tiempo en una tontería que lo puedo emplear en algo mas importante. Lo he pensado mil veces, y me cuesta deshacerme de esa manía, es uno de mis TOC.

Aquí ya terminó de reventarme la chispa de la inspiración del todo y me vine corriendo a escribir.

¿Y esto por qué me pasa?

Por que soy perfeccionista. Cuando hago algo me enfoco mas en tenerlo muy bien hecho que en tenerlo acabado y esto a la larga genera problemas, como dejar trabajos inacabados, falta de motivación, etc… Por ejemplo, cuando limpio la casa tardo un montón y la limpio a conciencia, a veces limpio cosas que ni la mas limpia limpiaría, te puedo asegurar que cuando yo limpio una casa puedes beber sopa en el suelo. ¿Significa que yo soy mas limpia? No. Significa que soy idiota, ja, ja, ja. No, tampoco soy idiota.

Tengo un problema de perfeccionismo que se va a acabar ya. ¿De verdad no puedo dejar unas gotas de agua en el escurridero? ¡¡El escurridero es para agua!! Me siento como Jack Nicholson en la película de Mejor Imposible.

Os he puesto el ejemplo del problema con la bayeta por que es el que practico a diario y en el que mas me había fijado, pero me pasa con cosas mas importantes. Durante toda mi vida me ha pasado con muchas cosas y realmente llevo dándome cuenta desde los 15 años (por lo menos) pero creo que no he sido consciente del todo hasta hoy.

Justamente este verano lo hablaba con una de mis primas. Me contaba que a su hijo pequeño también le ocurre cuando dibuja y que ya le había comentado la profesora que ser perfeccionista no es tan bueno como pensamos.

Así que he decidido escribir este post sin ser perfeccionista, (aunque ahora mismo le estoy pegando un repaso, ji, ji.) y así voy a hacer a partir de ahora. Y esto no es una excusa por si veis faltas gramaticales o de ortografía, esto va muy enserio. Es más, seguramente, por más perfecto que intente hacerlo, se me va a escapar algo. Así que se acabó el perfeccionismo para mí y si te sientes identificado con esto, pon atención a lo que voy a contarte.

Perseguir la perfección es como perseguir un unicornio

¡¡Arre caballito!!

No tengas miedo de la perfección, nunca la alcanzarás.

Salvador Dalí

Me he puesto un poco a investigar sobre este tema, y el perfeccionismo es una paradoja,¡Una maldita paradoja! Quieres hacer algo tan bien, tan bien que terminas por no hacerlo o por tardar mas tiempo del necesario en hacerlo, llegando incluso a descuidar tu vida personal por dedicarle mucho tiempo a tus objetivos y ser incansable en tus metas, con lo cual deja de ser perfecto y se convierte en un problema. ¿Lo pillas? Investigando he sacado algunas cosas claras que me han venido muy bien exteriorizar.

Desgraciada mente vivimos en una cultura donde se nos exige perfeccionismo y se infravalora al fracaso. Además de esto cada vez se nos exige que las cosas se hagan mas rápido y cada vez acumulamos mas tareas y se nos complica mas priorizar. La familia, la salud, la casa, el trabajo,… Es difícil combinar tiempo y perfección.

“El perfeccionismo no es una búsqueda de lo mejor. Es perseguir lo peor de nosotros, la parte que nos dice que nada de lo que hagamos será nunca lo bastante bueno.”

Julia Cameron

Ser perfeccionista está asociado con la falta de seguridad y confianza en uno mismo. Así que será complicado que una persona perfeccionista pueda tener éxito en algo, pues siempre están persiguiendo una perfección que no existe y rechazan cualquier error, con lo cual nunca va a estar satisfecho con sus resultados. Por ende esto se termina traduciendo en una baja autoestima.

Pero también puede ser a la inversa, la falta de autoestima te lleva a la inseguridad, la inseguridad al perfeccionismo y el perfeccionismo “al lado oscuro”.

Problema de perfeccionismo
El circulo vicioso del perfeccionismo según Hodgson & Burque Psicólogos.

 

Esta perfección, que es una gran imperfección,puede llegar a afectarnos tanto en lo personal como en lo profesional, llegando a provocarnos problemas emocionales y físicos. Por ejemplo, la persona perfeccionista suele ser mas lento con sus proyectos por su tendencia a realizar trabajos impecables, y solo pensar acabar estos con retraso genera ansiedad,  acumula tensión e incluso nos puede llevar a la frustración o falta de motivación.

Y como todo lo emocional se hace latente también en lo físico, todo esto puede generar situaciones como falta de sueños, jaquecas, dermatitis, problemas digestivos, etc…

Algunos tips a tener en cuenta

A la hora de hacer algún cambio en nuestras vidas o nuestra persona, siempre resulta mas fácil con algunos tips. Yo he pensado en 6 que podrían ser de ayuda, seguramente podamos incluir alguno mas, pero de momento los míos son estos:

1.Deja de enfocarte más en el problema que en la solución y disfruta del proceso.

2.Baja el listón de tus modelos y objetivos, pues no son perfectos para todos.

3.Deja de ser crítico contigo, todo el mundo tiene errores y como dice esta antigua frase “de los errores se aprende”.

4.Sube tu nivel de autoestima, haz actividades diferentes que te desconecten de tus proyectos y te hagan pasar rato con tu propia persona.

5.Hazlo, no importa si tiene un error. Siempre hay tiempo para corregir.

6.El perfeccionismo y la excelencia no es lo mismo, pasar de uno a otro no es tan difícil .

Creo que el perfeccionismo está basado en la creencia obsesiva de que si corres con suficiente cuidado, pisando cada escalón perfectamente, no tendrás que morir. Lo cierto es que morirás de todos modos y que muchas personas que ni siquiera miran sus pies lo van a hacer mucho mejor que tú, y lo pasarán mucho mejor mientras lo hacen.

Anne Lamott (escritora)

Conclusión

Después de analizar bien todo esto y recopilar un poco por encima esta información, creo que hay diferentes niveles de perfeccionismo, y si bien yo no me considero una obsesiva de ello, si que tengo bastantes matices que a partir de hoy voy a mejorar (empeorar según el perfeccionista). Así que a partir de hoy no me complico la vida tanto a la hora a la hora de escribir post, porque como diría Mark Zuckerberg (creador de Facebook), mas vale hecho que perfecto.

Con esto no quiero decir que ser perfeccionista sea malo, realmente es una buena cualidad, pero es importante querer hacer las cosas bien sin caer en la obsesión, encontrando un equilibrio.

Os agradezco que me dejéis vuestras opiniones en los comentarios y si os habéis sentido identificados en algo y tenéis alguna duda al respecto, me dejáis vuestras preguntas que estaré encantada de responder.

14 comentarios en “Adiós perfeccionismo, adiós. ¡Bye, bye!

  1. Muy bueno!
    Yo soy más de ” Más vale hecho, que perfecto”.
    Conozco algunas personas así, que,como hacerlo perfecto es tan costoso,terminan por no hacer nunca nada!… pobrecillos!…con lo que yo disfruto haciendo chapucillas!!!!!

    • Hola Raquel:
      Es lo mejor que puedes hacer, eso significa que eres una persona segura de ti misma. Y doy fe de que haces unas chapucillas preciosas.
      Los motivos por los que otras personas no hagan nunca nada pueden ser muchos. Los perfeccionistas empiezan, alargan demasiado y llegan a cansarse de él o terminarlo y seguir insatisfechos.

      Un saludo y muchas gracias por comentar.

  2. El perfeccionismo es a veces una excusa para no hacer nada. Lo importante es hacer. Luego se irá perfeccionando con el tiempo.

    Me encanto tu post. Me gusta las cosas que dices y lo bien que las explicas y lo documentas. Enhorabuena Beatriz.

  3. Había escuchado eso de “mejor hecho que perfecto” pero no sabía que lo había dicho Zuckerberg. Siempre se aprende algo nuevo.

    También sufro de perfeccionitis y el problema se agrava si eres un procrastinador nato 🙁

    Suelo darle tantas revisadas a lo que escribo que acabo pensando que no es lo suficientemente bueno y lo dejo “para después” mientras me ocupo de otras tareas menos importantes.

    Resultado: proyectos que debería arrancar en semanas llevan meses sin despegar.

    Me llevo tu consejo de bajar el listón de los objetivos, es lo que me hace falta ahora 😉

    • ¡Hola Andrés!

      Perfecionitis, ja, ja, ja. Esa es buena.

      Sí Andrés bájate el listón de los objetivos e intenta hacer metas mas cercanas, tengo que hacer un listado de las cosas que me están funcionando a mí, porque al final todo reside en eso, conocerse uno mismo y saber que aplicar en cada caso. Cuando termine el listado lo expongo por el grupo.

      Respecto a lo de revisar, no puedes imaginar la de veces que reviso yo mi trabajo, es una proeza, parezco una loca, ja, ja, ja. Pero te puede pasar eso, que caigas en la procrastinación y no pases de revisar, retocar, cambiar,… Por que nunca estamos satisfechos debido a la falta de seguridad. la seguridad y la mejora se irán cogiendo poco a poco.

      Te pondré un ejemplo que pensé yo hoy; me pongo a ver páginas de psicología y quiero estar a la altura de ellos, pero sé que si estuviera a su altura querría estar a la altura de los grandes pensadores (Nietzsche, Carl G.Jung, ..). No tenemos fin Andrés, y no vamos a estar a gusto con nada. Pero te aseguro que en el momento que ya lo tienes publicado y te pones a leerlo, te parece que no está tan mal. No sé por qué, pero así pasa.

      Leí por ahí que un perfeccionista puede ponerse a estudiar 12 horas diarias durante un año y luego no presentarse a un examen por miedo a no saber hacerlo, cuando en realidad ya lleva un año haciéndolo. Paradoja.

      Finalmente es genial ser inconformistas, y cada vez aspirar a mas y mejor. Pero poco a poco.

      Saludos Andrés

  4. Es una excusa a veces ya que lo antepones a la finalización de un proyecto. Tienes tanto temor a no tenerlo bien que te bloquea. El perfeccionismo está totalmente relacionado a tu post de parálisis por análisis. Son totalmente análogos. Esa es mi explicación y como digo es una excusa a veces. No siempre. Depende la situación.

    Atentamente.

    • ¿Entonces es un bloqueo o un excusa?

      Por ejemplo:una persona tarda 6 horas en limpiar algo porque es perfeccionista ¿Quieres decir que esa persona tarda seis horas en limpiar por que es una excusa? ¿De que se estaría excusando esta persona?

  5. Se pasa 6 horas limpiando como excusa para hacer no hacer otra que le da inseguridad, temor, vergüenza, pereza, etc. Esa seria su excusa.

    Atentamente.

    • Sigo sin entenderte muy bien ¿Quizás te sientes identificado con ese modo de acción?

      En este caso que dices ya no estaríamos hablando de perfeccionismo, sino de zona de confort. Uno se queda estancado en una actividad aunque no le guste por miedo a entrar en la otra actividad, también por inseguridad, por supuesto. En el perfeccionismo uno hace la actividad que tiene que hacer, pero alarga y alarga porque nunca la ve perfecta (debido a la inseguridad) llegando a no tener finito con ella y poniéndole mas tiempo del necesario.

      Son cuestiones diferentes, este tema daría para otro post.

      Gracias por tus comentarios

    • De momento voy a sacar post solo los jueves, ya que estoy estudiando y las fiestas navideñas no ayudan.

      También puedes suscribirte para recibir la newletter en tu correo.

      Gracias por la expectación. Saludos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.