Parada unschooler comenzando el viaje

Son las 6:50 de la mañana, es domingo y me encuentro en una vieja y enorme casa de campo en Maulichères, un pueblo de Mediodía Pirineos, en Francia.

Acabo de abrir el ordenador, un poco confusa sobre qué voy a escribir, pero por recomendación de un lector creo que voy a escribir un poco la experiencia de este viaje, esta primera semana la verdad ha sido un poco intensa, y al final es lo que busco en mi vida, intensidad y experiencias.

Además, sé que no es el único lector interesado en la historia, así que…

Comenzaré por el principio

Hace poco más de una semana salí desde Orgaz, hacia Francia. Aunque traté de organizar un poco el viaje, no me fue tan sencillo como esperaba ya que lo hago con mínimo presupuesto. Encontrar alojamiento por Couchsurfing en los puntos que queríamos parar por el camino (Zaragoza y Laruns) siendo una novata y con prisas… no lo recomiendo.

Finalmente y quizás por causalidad, surgió un nuevo plan, más interesante. Nos fuimos a conocer a unos amigos de Dayron a un pueblo de Navarra, así que desviamos un pelín el trayecto.

Todo fue genial, la mamá de los niños y yo, planeamos un par de días antes esto a escondidas y les dimos una bonita sorpresa. Ellos no se conocían personalmente.

Esta chica y yo nos habíamos conocido a penas quince días gracias a un grupo de Facebook en común. Aunque nos conocimos antes que ellos, lo hicimos gracias a ellos, pues coincidimos en que los niños tenían las mismas aficiones y los pusimos en contacto a través de Internet. Los peques enseguida conectaron, y se llevan super bien. 

Dayron ni siquiera conocía sus caras. Fue muy emocionante, jamás se lo hubieran imaginado ¡Se quedaron pasmados!

Bonita experiencia unschooler

Pasamos tres de días con ellos y fue genial, los padres de los niños encantadores, de esa clase de personas que necesitas poner más en tu vida, y los niños… creo que tanto Dayron como sus amigos necesitaban hacer algo de esto, se tiraron desde el jueves por la tarde hasta el domingo por la mañana sin parar de jugar, a sus anchas, sin horarios ni restricciones, y ¿sabéis qué? que estuvieron muy bien, apenas discutieron. Son personitas.

Los papás, como buenos papás unschoolers, observábamos todo desde fuera y también disfrutábamos de verlos, sin entrometernos, sin molestralos, confiando en ellos. El resultado es que nuestra filosofía de crianza se refuerza más al ver que da buenos resultados.

De los niños no puedo contar mucho, porque como he dicho, no nos entrometimos en nada y estuvieron jugando hasta reventar cada día, y eso fue lo mejor de todo, a través de su energía los papás sentíamos que todo estaba bien, que van por el camino correcto, un camino que les hace libres y que respeta la persona que han venido a ser.

Su infancia es diferente a la nuestra, ellos tienen muchos más juegos donde elegir de los que nosotros tuvimos, y eso está muy bien, además tienen una tecnología que nosotros ni hubiéramos imaginado y a pesar de lo que quiera decir mucha gente, ya me hubiera gustado tenerla a mí. Vivimos en otros tiempos y debemos respetárselos.

No podemos ser sus maestros, los maestros son ellos al enseñarnos sobre la paciencia, la confianza y la libertad, solo podemos ser meros observadores que con nuestro ejemplo les ofrecemos aprendizaje. Por eso es más importante cuidar más lo que hacemos nosotros que lo que hacen ellos, esa es la crianza en libertad, eso es lo que tenemos claro.

Me encantó esta experiencia maratón unschooler y de ella nos llevamos muy buenos amigos, tanto el peque como yo.

Después de mucho hablar entre papás y la cantidad de juegos entre los niños, el viaje debe continuar, así que dejamos Navarra para emprender nuestra pequeña aventura en Francia. Y esta historia la dejaré para el siguiente post, pues creo que también tiene para rato.

 

 

 

4 comentarios en “Parada unschooler comenzando el viaje

  1. Muy bueno. La verdad es que encontrar personas de tu perfil y que además sepáis coincidir es muy gratificante. Es hermoso ver a tus hijos crecer en armonía y sin ataduras. Me encantaría conocer Navarra, tiene que ser espectacular.
    Deseo que ti viaje a Francia sea igual de estimulante que el viaje navarro. A la espera quedo de que nos cuentes mas…

  2. Lo más estimulante que hay en la vida de los padres es ver que los hijos disfrutan y que sean felices… me encanta ver la vida de diferente manera a través de vuestra experiencia… muaaak 🙂

Deja un comentario